Tu rutina de estudio efectiva de inglés es muy parecida a tu rutina de ejercicio físico y en este artículo te cuento porque.

Al igual que cualquier actividad que requiera habilidad y competencia, aprender inglés es una tarea que exige constancia y dedicación. Imagina que te estás preparando para correr una maratón o que estás comenzando a aprender a tocar la guitarra. No esperarías ver resultados significativos después de una sola sesión de entrenamiento o práctica, ¿verdad? De la misma forma, el aprendizaje del inglés requiere una inversión constante de tiempo y esfuerzo.

Entonces, ¿cómo podemos establecer una rutina de estudio efectiva para aprender inglés? Aquí te doy algunos consejos:

1. Define tus Objetivos: Al igual que un levantador de pesas en el gimnasio, es importante establecer metas claras y alcanzables. ¿Qué quieres lograr?: mejorar tu pronunciación, expandir tu vocabulario, mejorar tus habilidades de escucha, lectura o escritura.  Al tener claros tus objetivos, podrás orientar mejor tu tiempo de estudio.

2. Establecer un Horario Regular: Imagina que estás aprendiendo a jugar al tenis. No practicarías durante cinco horas un día para luego dejar de jugar durante el resto de la semana. En su lugar, es más efectivo practicar regularmente durante periodos de tiempo más cortos. Lo mismo sucede con el aprendizaje de idiomas. Intenta estudiar inglés cada día. Pueden ser periodos de tiempo tan cortos como 30 minutos o tan largos como dos horas. Lo importante es no perder la regularidad.

3. Varía tus Métodos: Al igual que un entrenamiento físico efectivo incorpora diferentes tipos de ejercicio, un buen régimen de estudio de inglés debe incluir una variedad de actividades. Esto incluye lectura, escritura, escucha y, por supuesto, habla. Puedes utilizar diferentes recursos, como libros de texto, aplicaciones móviles, podcasts y películas.

4. Descanso y Repaso: Al igual que tu cuerpo necesita descanso después de un entrenamiento intensivo, tu cerebro también necesita tiempo para asimilar la nueva información. Asegúrate de incluir tiempo para repasar lo que has aprendido y luego permitir que tu cerebro descanse.

5. Busca Apoyo cuando lo Necesites: Si te quedas atascado en una rutina de ejercicios, podrías buscar el consejo de un entrenador. De la misma manera, si te encuentras luchando con tu aprendizaje de inglés, no dudes en buscar ayuda. En Language Factory, ofrecemos clases personalizadas y preparación para exámenes IELTS y FCE, adaptadas a tus necesidades y objetivos.

El establecimiento de una rutina de estudio efectiva para el aprendizaje del inglés es similar a crear un régimen de entrenamiento físico efectivo. Ambos requieren objetivos claros, consistencia, variedad y el coraje para buscar ayuda cuando sea necesario. Así que, ya sea que estés aprendiendo inglés o levantando pesas, recuerda: la constancia y la dedicación son clave para el éxito.